Asociación Iberoamericana de Filosofía Política

XIV Simposio de Filosofía Política

Mesa 3

Espacios públicos y contrapúblicos en la era de la privatización de la ciudadanía.

Coordinadores de esta mesa

Nicole Darat
nicole_darat@yahoo.es
Universidad Adolfo Ibáñez, Chile.

Marcelo Barría
Universidad de Chile.

Proponemos entender el espacio público tanto en su dimensión filosófico-política, como en su dimensión urbanística, es decir, como un espacio simbólico en que la ciudadanía toma parte de los asuntos públicos, donde podemos encontrar la configuración de los espacios comunes de convivencia en el seno de una ciudad. El supuesto fundamental desde el que buscamos abrir la reflexión interdisciplinaria es el de la correspondencia entre una y otra dimensión: la privatización de los espacios urbanos que se hace evidente en el desarrollo de las urbes contemporáneas en Chile y que es análoga y paralela a la cooptación del espacio simbólico de la participación política. Esta correspondencia puede rastrearse en Chile desde la imposición dictatorial de la lógica privatizadora de los bienes y espacios públicos, consagrada en una Constitución hecha para confinar a la ciudadanía a los espacios privados de consumo.

Hoy en día las nuevas regulaciones urbanas que buscan garantizar la participación de los grupos interesados y/o impactados por las transformaciones del espacio material del vivir en común, imponen la participación desde arriba, es decir, como una forma de participación ciudadana que es dirigida, orquestada y supervisada por el gobierno y que por tanto genera desconfianzas o críticas respecto a su real alcance y grado de vinculación.

Frente a este escenario de desconfianza ante el gobierno y la aparente despolitización ciudadanía, queremos proponer el concepto crítico de contrapúblico, entendido como la formación de grupos que resisten a las decisiones políticas tomadas en la esfera pública tradicional de la representación y de las instituciones asociadas a ella, y, a la vez, como el espacio simbólico de dicha disidencia. Estos espacios simbólicos de disidencia surgen muchas veces en espacios considerados privados por la tradición ilustrada e incluso en espacios consagrados al goce y al consumo, de cualquier modo, allende a los espacios que las instituciones han planificado como espacios apropiados para ella.

Esta mesa invita a presentar ponencias que exploren las transformaciones del espacio público en ambas dimensiones, más allá de las tesis de la despolitización que caracterizaron al pensamiento crítico de los años 90.